• Darnold llega al equipo de Carolina con la posibilidad de mejorar el rumbo de su carrera 

Gerry Padilla  

La nueva adquisición de las Panteras de Carolina, proveniente de los New York Jets, Sam Darnold, llega por medio de un “canje” del próximo Draft de 2021 y las dos primeras rondas del 2022, sin duda pondrá altas las expectativas para el equipo de la ciudad de Charlotte, busca para la próxima temporada un récord ganador y hacer frente a la complicada división sur de la conferencia Nacional, que ya lleva las de perder, porque en ella se encuentran los campeones defensores, los Tampa Bay Buccaneers de Tom Brady, que hace un par de semanas restructuró su contrato para que la organización pudiera mantener a los jugadores que fueron parte para levantar el trofeo “Vince Lombardi” en el pasado Super Bowl. 

Sam Darnold, que pasó de noche en los New York Jets, llegó al equipo en 2018 en el Draft del mismo año. Y en su carrera universitaria deportiva jugó para la Universidad del Sur California (USC) seleccionado para los Jets en el tercer “pick” global, prendió las esperanzas de toda la afición neoyorkina de los Jets, pero en tan solo tres años con el equipo obtuvo un promedio bajo de pases completos de un 59.8% para 8 mil 97 yardas aéreas 45 pases a la zona de anotación y 39 intercepciones. 

A unos días de que se cierre la agencia libre de la NFL, aún quedan jugadores que pueden ser muy rentables para el equipo en el que se contraten, un caso en particular fue el receptor abierto de los Pittsburgh Steelers, Juju Smith-Schuster que fue un agente libre restringido y estuvo a nada de ser convencido por Andy Reid, head coach de los Kansas City Chiefs, para que se uniera a sus filas pero al final renovó contrato con Steelers, y así seguir haciendo lo que mejor hace en el equipo; como los “Tik Toks”.   

Por otro lado, en Houston continúan las malas noticias para el equipo de los Texans y en especial para Deshaun Watson que fue demandado por agresión sexual por Ashley Solis, quien fuera masajista del staff de los Texans, Solis quien es una de las primeras de las 22 mujeres que demandan por el mismo crimen a Watson, la probable salida del hasta ahora Quarterback de los Houston Texans, parece que no va a ser como Watson hubiese querido que fuera llegando a otro equipo por la sana paz y sin salir por la puerta de atrás de Houston, la inminente separación del equipo con el jugador está a la vuelta de la esquina fuese o no culpable de los cargos de los que se le acusan y será un largo proceso del cual tal vez no se verá jugar a Deshaun Watson en la temporada 2021. 

La NFL de nueva cuenta revivió esta semana otro caso relacionado con armas de fuego, tiroteos y suicidios, ya que el exjugador de los San Francisco 49’ers, Phillip Adams se vio involucrado en una matanza de cinco personas para después suicidarse en Carolina del Norte, Adams que jugara en la NFL desde 2010 seleccionado por los “Niners” hasta 2015 con los Atlanta Falcons equipo donde se retiró, en su corta carrera como profesional Phillip Adams consiguió 128 tacleos y 5 pases interceptados como jugador de perímetro. Con este problema los críticos de la liga deportiva profesional del fútbol americano y del deporte reviven la enfermedad que supuestamente adquieren los jugadores retirados de la NFL, que es la ETC (Encefalopatía traumática crónica) y es que en un caso anterior el exjugador de los Patriotas, Aaron Hernandez, fue víctima de dicha enfermedad, donde también fue hallado culpable de homicidio para después suicidarse en prisión.