Golden State Warriors, hacia el camino de una nueva dinastía 

Gerry Padilla 

Golden State Warriors, se coronó como el campeón de la NBA y así consiguió su séptimo título en su historia y se coloca como el tercer equipo más ganador en el básquetbol profesional solo por debajo de Boston Celtics y Los Angeles Lakers ambos con 17 títulos 

Steph Curry lideró a los Warriors con 34 puntos para llevarse la victoria en el juego sexto de la serie y en el camino conseguir el trofeo «Larry O’Brien». Con esto, el base de los Warriors, Stephen Curry sumó su cuarto anillo de campeón, y su primer trofeo de MVP (Jugador más valioso) por sus siglas en inglés, de las finales, Golden State logró su cuarto campeonato en siete años, está dinastía que dio inicio en 2015, en aquella ocasión dejaron en el camino a Cleveland Cavaliers y así romper una sequía de 40 años, en la finales de 2016 Golden State Warriors finalizó con el mejor récord de temporada con 73 victorias y 9 derrotas superó el 72-10 de Chicago Bulls de 1996, pero se vio superado en las finales de 2016 frente a Cleveland Cavaliers de LeBron James, con una ventaja de 3 a 1 en las series de las finales de 2016, cayeron 4-3, y no pudieron realizar el “Back to Back” el esperado bicampeonato quedó lejos, pero en 2017 y 2018 en aquellas finales volvieron a enfrentar a Cleveland Cavaliers, pero en esa ocasión se coronaron 4-1 y 4-0. Para las finales de 2019 se vieron las caras con Toronto Raptors, pero la suerte nunca estuvo del lado del equipo de la Bahía, ya que en aquella vez perdieron a jugadores clave como, Kevin Durante y Klay Thompson, y en 2020 y 2021, parecía que Golden State Warriors estaba fuera del mapa, pero la inyección de talento joven como Jordan Poole y Andrew Wiggins y junto con la experiencia de Shephen Curry, Klay Thompson y Draymond Green, pudo revivir la ofensiva de Warriors para volver con ese protagonismo que se le vio a mitad de la década de los 2010’s 

Tras verse superados en la serie de 2022 hasta en dos ocasiones por los Celtics, Golden State consiguió lo que ningún otro equipo pudo en la postemporada: ganarle a Boston en partidos consecutivos. 

Juan Toscano-Anderson se convirtió en el primer jugador mexicano en ser parte de un equipo campeón de la NBA.