China envió trabajadores y equipos médicos a su hospital recién completado de mil camas para tratar a las víctimas de un nuevo virus que ha causado 362 muertes y más de 17 mil 300 infecciones en ese país y en el extranjero.

La reapertura de las escuelas también se retrasó para evitar que el virus se propague aún más en la provincia central más afectada de Hubei, donde el hospital especializado en la capital de la provincia de Wuhan se completó en sólo 10 días.

Un segundo hospital de mil 500 camas está en construcción.

Las restricciones aumentaron al permitir que sólo un miembro por familia vaya a comprar suministros cada dos días.

Los equipos médicos del Ejército Popular de Liberación continuaron llegando a Wuhan para ayudar a los abrumados trabajadores de salud de la ciudad y para trabajar en el nuevo hospital, ubicado en el campo, lejos del centro de la ciudad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here