Científico del Instituto Politécnico Nacional (IPN) desarrolló a partir de células madre adultas un parche biológico que permite la restauración de la piel en pacientes con úlceras por pie diabético.

El parche, que recibió recientemente la concesión de la primera patente mexicana en el ámbito de la medicina regenerativa, es capaz de dejar la estructura de la piel como hasta antes de que se generara el problema.

El biólogo y creador de esta innovación, Ricardo Rangel Martínez detalló que dichas moléculas son las encargadas de encender los genes relacionados en los procesos regenerativos, por lo que cuando el parche está en la herida “tiene un diálogo molecular con los linfocitos que inflaman el tejido y con los fibroblastos. Los activan y empieza a sintetizar la matriz extracelular”.

Agregó que el fibroblasto comienza a secretar colágeno, elastina y ácido hialurónico, lo que permite que la piel comience a regenerarse, además de activar el proceso de vascularización, lo que hace que no se tengan que amputar los pies dañados.

El dispositivo tendrá un costo de entre dos mil a dos mil 500 pesos y no inducirá cicatrices como otros procedimientos, dijo al destacar que “hay muchos apósitos que pueden llegar a costar hasta siete mil u ocho mil pesos y no están dando una resolución de revertir el problema”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here