Guillermo Pimentel Balderas 

René Bejarano y su doble “moral” nos deja perplejos una vez más. Protegido por el manto del presidente, y con el aval del secretario de Gobernación, Adán Augusto López, aprovecha cualquier oportunidad para atacar y criticar a sus adversarios. Ya la trae contra la alcaldesa en Cuauhtémoc, Sandra Cuevas. 

A Bejarano –apodado el “señor de las ligas”-, ya se le olvido que en 2004 se vio envuelto en un video escándalo relacionado con mucho dinero en efectivo cuando López Obrador era jefe de Gobierno del entonces Distrito Federal.  

Ahora, todavía dolido porque su esposa, Dolores Padierna perdió las elecciones en esta jurisdicción, criticó el «retroceso» en la Cuauhtémoc y se atrevió a decir: «Nosotros vamos a seguir luchando porque haya respeto a la ley y porque no queden impunes las tropelías de esta señora» (Gulp…). 

Pero, quien dibuja de cuerpo entero a Bejarano es Alejandro Rojas Díaz Durán – Consejero de Morena, consejero político del presidente de la Jucopo en el Senado de la República (Ricardo Monreal), fundador del “Ala Democrática” y senador suplente-, quien lo califica de “una lacra de la política”.  

Dice en un Tweets: “Dolores Padierna y René Bejarano son los responsables de que Morena perdiera la CDMX, porque les regalaron candidaturas que la gente repudió al ser símbolo de las ligas de corrupción”.     

En fin, por otra parte, al parecer, Ricardo Monreal tiene el síndrome de la “Chimoltrufa”. En una cátedra en la Maestría de Derecho, que dio en la UNAM, advirtió que se pueden suscitar confrontaciones en los próximos comicios del 5 de junio y que, si se permite, “la alteración de la paz o la incursión de grupos criminales en la elección”, puede ser posible con “consecuencias que nosotros vamos a lamentar”. 

Es más, hizo un llamado en general para gobernadores de los seis estados donde habrá elecciones: Oaxaca, Hidalgo, Coahuila, Durango, Tamaulipas y Aguascalientes, al Gobierno Federal y, a los partidos políticos, a hacer una “tregua”, a fin de que no desborde el ánimo y la confrontación en los comicios.  

Sin embargo, como la Chimoltrufia -como dice una cosa dice otra-, ahora Monreal solo se refirió, en una entrevista, que los «focos rojos» están concentrados en Aguascalientes, Durango y Tamaulipas, donde se deben extremar las preocupaciones y la vigilancia  

Mejor, elogio a su presidente y pronostico un triunfo holgado de Morena por la popularidad y confianza que le tiene el pueblo a López Obrador y no por los mismos candidatos. Llamó a los ciudadanos y a los partidos políticos a la paz y la tranquilidad para que no haya incidentes qué lamentar. ¿Le habrán jalado las orejas? 

Para colmo, exhortó a que no se reproduzcan viejas prácticas, como el ratón loco, el carrusel, la urna incendiada o robada y la compra del voto, pues, “todavía quedan resabios y quedan algunos nefastos recuerdos de aquella época”, dijo. Bueno, posiblemente, ya no recuerda nada de esto como priista.  

Y, para que no haya duda alguna de quien manda, Adán Augusto López Hernández, secretario de Gobernación, descartó que exista el riesgo de que el crimen organizado intervenga en la elección del 5 de junio, Además, prácticamente desmintió a Monreal al afirmar que “tampoco hay focos rojos”. ¡Órale!  

Correo: delaciudad008@gmail.com