He tratado de saltar, de ir, de conocer un lugar nuevo. Desde allí, hacer un círculo; abrir el bosque 

y cultivar lo conocido. La maleza no reconoce, pero no por ello te diste por vencido. 

Poema a la cultura, de Juan Karigüe. 

José Manuel Rueda Smithers 

Tal como se esperaba, el reporte sobre los avances en materia cultural en México, recibió sólo unos cuantos segundos en la lectura del Tercer Informe de labores que el pasado 1 de septiembre realizó Andrés López desde Palacio Nacional.  

No es que se trabajara poco durante el año, simplemente no le interesa mucho hablar de ello. En realidad, le importa muy poco. Casi toda su atención se fue sobre las conmemoraciones de los 700 años de la fundación de Tenochtitlan, así como la caída del imperio mexica hace 500 años por la invasión española. Sí hizo una breve mención sobre la promoción cultural; la sintetizó en la publicación de 79 títulos de grandes autores con 4 millones 380 mil ejemplares gratuitos a precios módicos, y que hablan de la conmemoración del México independiente.  

Lo pondré textual, para que no se preste a malas interpretaciones: 

“En estos dos años y nueve meses de gobierno hemos tomado decisiones trascendentes, si consideramos que se ha trabajado con intensidad y en bien del pueblo. Por ejemplo, de los 100 compromisos que hice en el Zócalo el 1º de diciembre de 2018, al tomar posesión, hemos cumplido la gran mayoría, 98 de 100 compromisos, sólo tenemos pendientes dos: descentralizar el gobierno federal y conocer toda la verdad acerca de la desaparición de los jóvenes de Ayotzinapa. Y en eso estamos”. 

Claro, también habló de la construcción de los parques culturales y ecológicos del Bosque de Chapultepec y del Lago de Texcoco, y ya. 

​De igual manera, aunque es común el que los analistas se dejen sentir en torno de lo que se brinda en espacio, tiempo, atención e importancia al tema de la cultura en nuestro país, sin importar el año, el sexenio ni el personaje, siempre el interés del político es muy poco y ello se debe señalar, las veces que sea necesario, QUE DEBEN PRESTAR MÁS ATENCIÓN AL TEMA. 

Sólo por dar un ejemplo de las reacciones vertidas este 2021, retomo lo publicado por la excelente periodista de Cultura en Milenio, Leticia Sánchez: está la del productor de proyectos culturales, curador de exposiciones, Arturo Saucedo, quien hizo ver que la oferta cultural se vino abajo. Dio la cifra de que, en materia de empleo, cayó en un 57 por ciento entre quienes viven de los proyectos culturales, de acuerdo con datos del INEGI, de la Secretaría de Hacienda y del Centro de las Finanzas Públicas. 

Y cuestionó que “¿cómo es posible que en este informe no nos digan qué hará el gobierno ante una crisis de estas dimensiones? Esas mil 530 exposiciones artísticas arqueológicas en México y en el extranjero que mencionó López Obrador, son una ilusión ¿en dónde están? No las vemos ni en el Palacio de Bellas Artes”.  

Y fue contundente en lo que calificó “como una ilusión, fantasía o simplemente mentira” que el presidente no mencione que la pandemia tuvo un efecto devastador en el sector cultura, que provocó el cierre de empresas, instituciones culturales y museos que están a punto del cierre definitivo.