El Banco Mundial consideró este martes que el crecimiento de la economía mundial registrará una ralentización pronunciada” en 2022 y 2023 y pasará del 5.5 por ciento de 2021 al 4.1 por ciento este año y al 3.2 por ciento en el siguiente.

En sus previsiones para la evolución de la economía mundial en 2022 y 2023, publicadas este martes, el BM consideró que la demanda de los consumidores acumulada durante la pandemia “se disipará” en paralelo a los apoyos fiscales y monetarios a los que varias economías recurrieron en los pasados dos años, lo que contribuirá a la reducción en el ritmo de crecimiento.

Tras una fuerte recuperación en 2021, la economía global está entrando en una desaceleración pronunciada en medio de amenazas como las variantes del COVID-19 y una subida de la inflación, la deuda y las desigualdades en ingresos que pueden poner en peligro la recuperación en las economías en desarrollo”, indicó el Banco Mundial en un comunicado.

La pandemia seguirá siendo en el futuro más cercano un elemento que altere la actividad económica tal y como indica “la rápida expansión de la variante ómicron”, indicó el organismo.

Además, la desaceleración “notable” en grandes economías como Estados Unidos y China tendrá un impacto sustancial en la demanda de bienes y servicios a los países en desarrollo, justo en un momento en que estos “no disponen de espacio para implementar políticas” de choque.