La cumbre entre los presidentes de Estados Unidos, Joe Biden, y de Rusia, Vladímir Putin, comenzó hoy a las 13:35 h local,  instantes después de que ambos llegaran por separado al lugar del esperado encuentro en la Villa La Grange en una zona céntrica de Ginebra.

Ambos se saludaron con un apretón de manos, en el primer gesto diplomático de una reunión en la que hoy se centran las miradas del mundo.

Putin llegó a las 13:05 h local en su limusina rusa Aurus a la mansión construida en el siglo XVIII en Ginebra directamente desde el aeropuerto de Cointrin, en donde había aterrizado minutos antes procedente de Moscú.

El presidente suizo de turno, Guy Parmelin, le saludó sobre una alfombra roja en la entrada de la villa, flanqueada en ambos lados por las banderas de Rusia, EE.UU. y de Suiza y macetas de flores.

Biden llegó once minutos después desde el hotel en el que se aloja a la villa, donde, al igual que Putin, fue recibido por Parmelin.