El Banco Mundial (BM) rebajó la proyección de crecimiento económico para Latinoamérica y el Caribe de 2.6 a 2.3 por ciento para este año ante la incertidumbre por el coronavirus, la alta inflación y la guerra en Ucrania.

En su informe semianual para la región la institución con sede en Washington también redujo la perspectiva de crecimiento para 2023, que pasó de 2.7 a 2.2 por ciento, y situó la de 2024 en 2.4 por ciento.

Por países, el BM prevé que en 2022 Brasil crezca 0.7 por ciento; Argentina 3.6 por ciento; Colombia 4.4 por ciento; Perú 3.4 por ciento; Ecuador 4.3 por ciento; Chile 1.9 por ciento; Bolivia 3.9 por ciento; Uruguay 3.3 por ciento; y Paraguay 1.5 por ciento.

En Norteamérica, Centroamérica y el Caribe, la proyección es que México crezca 2.1 por ciento; Costa Rica 3.4 por ciento; República Dominicana 5 por ciento; El Salvador 2.9 por ciento; Guatemala 3.4 por ciento; Honduras 3.1 por ciento; Nicaragua 2.9 por ciento; y Panamá 6.5 por ciento.

Según el BM, estas subidas del Producto Interno Bruto (PIB) permitirán a la mayoría de los países de la zona revertir las pérdidas que experimentaron en los dos últimos años por la crisis económica derivada de la pandemia.