Juan García Heredia

A fin de apoyar la lucha en México contra el COVID-19, la Fundación Philips donó tres unidades de ultrasonido al Instituto Nacional de Cardiología y proporcionará capacitación para su uso, con lo cual proyecta un beneficio para 40 mil personas en ocho meses.

Dicho equipo fue entregado por esa organización a la Fundación para la Salud y la Educación (FunSaEd), con el propósito de apoyar al Instituto Nacional de Cardiología «Ignacio Chávez» en su lucha contra COVID-19.

De acuerdo con un comunicado de Philips, el Instituto Nacional de Cardiología, dependencia de la Secretaría de Salud, es el centro especializado de atención para enfermedades cardíacas en la Ciudad de México; con una afluencia de más de 51 mil pacientes por año.

«Dada la pandemia de COVID-19, se espera que esté en la primera línea de hospitales que se verá agotada por la afluencia de pacientes y, por lo tanto, su capacidad es necesaria para brindar atención inmediata y salvar vidas durante la pandemia. La tecnología de ultrasonido apoyará al departamento de imágenes del instituto con el diagnóstico temprano y el manejo de la enfermedad», señala la información del gigante con sede en Amsterdam, Países Bajos.

El Gerente General de Philips en México, Jesse Damstra, dijo: «La Fundación Philips ve la necesidad de actuar en esta pandemia global, aprovechando su experiencia y utilizando las soluciones que satisfagan las necesidades de salud en todo el mundo para abordar los efectos de COVID-19».

«Queremos reafirmar nuestro compromiso apoyando a los sistemas nacionales de salud, trabajando de la mano para colaborar en el manejo de esta emergencia», subrayó.

Según la compañía, los equipos de ultrasonido pueden ser utilizados para detectar y monitorear la progresión de las enfermedades respiratorias: escaneando anormalidades pulmonares consistentes con marcadores de imagen hacia COVID-19 o posibles complicaciones cardíacas. De esta forma, los profesionales de la salud pueden rastrear rápidamente a los pacientes que hayan contraído el virus y brindarles una mejor atención.

Además de la donación de ultrasonidos, se informó que la Fundación Philips también proporcionará la capacitación en el uso de equipos, así como la experiencia de Philips en técnicas de escaneo de ultrasonidos cardíacos y pulmonares a través de seminarios web dedicados, tutoriales y documentos de referencia.

“Es reconfortante contar con la participación de instituciones que se alinean con la visión de FunSaEd para contribuir a la mejora de los servicios médicos en instituciones públicas y privadas en México mediante innovación y desarrollo tecnológico; nos sentimos motivados para continuar con nuestra labor y agradecemos a la Fundación de Philips que se une a este enorme esfuerzo para apoyar a México en su lucha contra el COVID-19, y en especial al Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez», comentó Rosa María Hernández López, directora ejecutiva de la Fundación para la Salud y Educación.

En base a referencias de Philips, actualmente en México hay alrededor de 439 mil 46 pacientes con COVID-19, y la curva muestra una tendencia creciente. «Se espera que los esfuerzos de la Fundación Philips ayuden a mejorar la vida de 40 mil personas en los próximos ocho meses».