Bernardo López

En el marco del conflicto entre Rusia y Ucrania, el Gobierno de la primera decidió bloquear el acceso a las plataformas de Facebook y de Twitter, pues considera que estas discriminan a los medios de comunicación rusos.

Sabemos de forma anticipada que estas redes sociales manipulan la información con los algoritmos, para esconder datos que causen una disonancia en el relato que quieren imponer en el imaginario colectivo de cada sociedad.

Estas empresas recibieron una respuesta similar a sus comportamientos, como censurar o prohibir la libre expresión de las personas, sin embargo, ahora salen con el discurso de que millones de rusos serán privados de “información confiable”, además del detrimento de sus vínculos familiares y amigos, además de ser “silenciados” al no poder realizar conversaciones -cuánta hipocresía-.

Tienen muy poca memoria estas redes sociales, o ya se les olvidó cómo censuraron el discurso del expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, o de numerosos científicos y médicos que alertaban sobre el experimento genético de las inyecciones con ARNm, como el caso de Robert W. Malone, o del propietario del podcast estadounidense más famoso y polémico, Joe Rogan.

Porque, además de intentar manipular la opinión pública sobre lo que sucede en Ucrania, también prohibieron la difusión de noticias de medios rusos en toda Europa -con qué calidad moral vienen a hablar de libertad de expresión-.

Varias plataformas de distribución de series y películas, además de varias marcas comerciales estadounidenses, decidieron detener sus prácticas comerciales en Rusia, aunque esto más que castigo parece un alivio, pues la sociedad rusa se libera de ideas y comidas tóxicas, saturadas de calorías, azúcares y grasas.

Sin lugar a dudas, es importante conocer las versiones de las partes en conflicto para poder tener una imagen de lo que sucede, como en el caso de lucha que se da en Ucrania, en donde este gobierno atacó a las poblaciones de las Repúblicas de la región de Donbás por lo tanto el discurso de todos los actores debe fluir sin filtros o bloqueos.

Al parecer en esta guerra informativa quien está ganando la batalla son los chinos con su plataforma TikTok. No es casual que la Casa Blanca haya decidido organizar una reunión virtual con los 30 creadores preponderantes que cubren el conflicto ruso-ucraniano.