El Ministerio de Sanidad en Israel decidió hoy comenzar a aplicar una tercera dosis de la vacuna contra el COVID-19 a personas mayores de 60 años, anunció hoy el primer ministro, Naftali Benet.

A partir de este domingo, los hospitales y los centros de salud permitirán que la población mayor reciba una tercera dosis”, dijo Benet durante un discurso televisado, en el que explicó que la decisión “se basó en abundante investigación y análisis” y en el “riesgo que presenta la variante delta”.

“Compartiremos toda la información que tengamos con el resto de la comunidad internacional a medida que avancemos”, agregó.

Esta tercera dosis de la vacuna será administrada a aquellas personas que superen la edad mínima establecida y que hayan recibido su segunda dosis hace al menos cinco meses.

Esta medida llega tras un extenso debate del que participaron expertos y políticos israelíes, y después de un anuncio ayer de Pfizer de que una tercera dosis de su vacuna puede “impulsar con fuerza” la protección contra la variante delta del coronavirus frente a un esquema de dos dosis.