El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, dijo este miércoles que quiere utilizar para pagar deuda del país los cerca de 12.000 millones de dólares que le corresponden a México de la nueva asignación de derechos especiales de giro (DEG) del Fondo Monetario Internacional (FMI).

“Podríamos utilizar estos recursos para pagar deuda por anticipado porque nos importa que no nos aumente la deuda y es hipotecar el futuro de las nuevas generaciones”, expresó el mandatario en su rueda de prensa matutina en Palacio Nacional.

El FMI emitió recientemente una nueva asignación por un equivalente a 650 mil millones de dólares que se distribuirán entre los países según su cuota de participación en el organismo.

“El fondo va a entregar unos recursos a todos los países miembros, créditos a tasas bajas por 650.00 millones de dólares. A México le corresponden alrededor de 12.000 millones”, dijo López Obrador.

El presidente aseguró que este dinero va directo a las reservas del Banco de México, pero dijo que su Gobierno podría “usar estos recursos” porque las reservas del banco central ya “han crecido mucho”.