A pesar del fiasco en la participación de la consulta popular sobre enjuiciar a los expresidentes, el actual mandatario, Andrés Manuel López Obrador, la calificó este lunes de “triunfo” a la vez que culpó al Instituto Nacional Electoral (INE) de no poner “voluntad” en la organización.

“Ellos no tenían entusiasmo por esta consulta y no han tenido entusiasmo por la democracia. Fingen ser demócratas”, acusó en su rueda de prensa matutina López Obrador, quien desde hace un tiempo ha convertido al INE en el blanco favorito de sus críticas.

Como cabía esperar, el ‘Sí’ arrasó con 97.7 por ciento de los votos en la consulta popular, la primera a nivel federal en la historia de México, pero el plebiscito pinchó con una participación de 7.1 por ciento, muy lejos del 40 por ciento necesario para que fuera vinculante.

El ejercicio se había interpretado como una muestra de fuerza del oficialismo de cara al referéndum del próximo marzo sobre la revocación de mandato del presidente.

López Obrador tuvo 30.1 millones de votos en las presidenciales de 2018, su Movimiento Regeneración Nacional (Morena) ganó las intermedias del pasado junio con 16.8 millones y en la consulta del domingo solo votaron 6.6 millones de personas.