El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció la creación de una Comisión de la Verdad para investigar la llamada Guerra Sucia, un periodo de represión policial y militar contra la disidencia política que causó centenares de desapariciones forzadas entre los 60 y los 80.

“Hoy que se conmemora el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, nos reunimos con familiares y sobrevivientes de la Guerra Sucia. Llegamos al acuerdo de crear una comisión presidencial de verdad, justicia, reparación, memoria y no repetición”, informó el mandatario en redes sociales.

Además de familiares de las víctimas, en el encuentro de Palacio Nacional estuvo el recién nombrado secretario de Gobernación, Adán Augusto López, y el subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas.

Desde finales de la década de 1960 hasta parte de la de 1980, el Estado Mexicano, dominado por el hegemónico Partido Revolucionario Institucional (PRI), emprendió una violenta represión contra disidentes políticos, líderes sociales, campesinos y estudiantes marcada por las desapariciones forzadas.

Uno de los episodios más violentos fue la cruenta matanza contra el movimiento estudiantil de 1968 perpetrada por el Ejército y paramilitares en la plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco, el 2 de octubre de ese año.