Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, dejó en claro que no tiene nada que ver en las protestas de ayer en Jalisco por la muerte de Giovanni López.

En Tabasco, el mandatario mexicano invitó al gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, quien denunció “intereses construidos desde la Ciudad de México” tras los disturbios de ayer en la entidad, que si tiene pruebas las presenté lo más pronto posible.

“Tengo diferencias con el gobernador de Jalisco, diferencias políticas, ideológicas, pero actúo con responsabilidad y no me inmiscuyo, no participó en cuestiones partidistas, no soy jefe de grupo, jefe de partido, represento al Estado mexicano; no tengo yo ningún propósito de afectar a autoridades locales. Lamento los hechos porque estoy a favor de resolver problemas mediante el diálogo y sin el uso de la fuerza, soy partidario de la no violencia”, refirió.

“No tengo que ver nada con lo que sucedió lamentablemente en Jalisco, si tienen el gobernador pruebas que las ´de a a conocer, el que acusa tiene que probar para actuar de manera responsable

Al menos 26 detenidos y dos patrullas incendiadas dejaron este jueves las protestas y fuertes disturbios en Guadalajara en repudio por la muerte de Giovanni López, quien había sido detenido por la Policía supuestamente por no usar tapabocas en medio la pandemia.