El Presidente López Obrador aseguró que no tenía en mente la fecha del paro de mujeres, por lo que aceptó posponer unos días la venta de los boletos para la rifa relacionada con el avión presidencial.

Esto luego de criticas de colectivos y políticos que señalaron que la venta de «cachitos» el 9 de marzo buscaba minimizar el movimiento feminista.

«Ni me di cuenta, ni tenía en mente que el lunes era el día 9 del paro que se promueve del movimiento feminista y por eso dije aquí que se iban a empezar a vender los boletos», expuso en conferencia.

«No va a ser el lunes, el martes o el miércoles, el martes, no se puede caer en ninguna provocación, el conservadurismo está muy irritado, muy molesto por los cambios y la transformación».

Desde Palacio Nacional, el Mandatario insistió en que detrás del movimiento de mujeres hay grupos conservadores.