El Presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció que la corrupción en la Dirección de Aduanas es un problema que no han podido controlar en su Gobierno.

«El problema de las aduanas es corrupción, como en muchos otros casos (…) es una asignatura pendiente, no hemos podido limpiar», dijo en conferencia matutina.

El Mandatario comparó el problema de aduanas con el incremento de homicidios en el País.

«En el caso de las aduanas viene una limpia porque se han hecho intentos, el hasta ahora director de Aduanas, una gente íntegra, honesta, pero es un monstruo lo de aduanas, de 100 cabezas», expresó.

«Que la aduana de Manzanillo, que la aduana de Lázaro Cárdenas, que la aduana de Tijuana, si les contara, algún día lo voy a hacer, ahora no, más adelante, todo lo que sucede porque se fueron haciendo costumbre estos actos de inmoralidad, se fue haciendo costumbre el influyentismo pero lleva muchísimo tiempo y no cambió».